La higiene personal del manipulador de alimentos en el hogar

Las normas básicas de higiene personal en tu cocina para evitar todo tipo de contaminación alimentaria: manos, nariz, boca, oídos, pelo y objetos personales

Publicado: 25 Junio 2020
La higiene personal del manipulador de alimentos en el hogar

Introducción

Sin duda quieres guardar la seguridad alimentaria en tu hogar. ¿Qué es lo primero que tienes que tienes que tener en cuenta? Sin duda, la higiene personal al manipular los alimentos.

Hay normas básicas, buenas prácticas, que todos deberíamos cumplir en nuestra cocina. Empieza por lavarte con frecuencia las manos. Pero no basta con eso. Aquí te damos las claves que van desde el aseo personal o acciones para evitar cualquier tipo de contaminación alimentaria

A este tipo de hábitos higiénicos en la preparación de alimentos en casa se le deben sumar tareas como la limpieza de las superficies de la cocina y el refrigerador. O el adecuado lavado de los alimentos (frutas, vegetales u hortalizas). Asegúrate siempre de mantener la inocuidad alimentaria

Sigue leyendo el artículo y aplícalo en tu casa. Es tan fácil que sólo depende de ti.


¿Cómo afecta la falta de higiene personal a los alimentos?

La producción, envasado, preparación, son procesos donde se tiene contacto directa o indirectamente con los alimentos; de manera que cada acción que hagamos con nuestro cuerpo (manos, boca, cabello) pone en riesgo la sanidad de cada producto/plato.

En ese sentido, la falta de higiene personal como no bañarse, tener uñas desaseadas, no lavarse las manos, llevar el cabello sucio y tocarlo cada rato, puede ocasionar la contaminación alimentaria.

Muchas veces damos por sentado las buenas prácticas en torno a la manipulación de alimentos en casa. Nos olvidamos que incluso preparando una simple sopa para nuestra familia, podemos faltar a alguna norma y se produce una toxiinfección.

¡Cuidado! Tanto en una empresa como en el hogar debes conocer la normativa de manipulación y conservación, así como hacer caso de las recomendaciones en higiene alimentaria.

5 normas básicas de higiene personal en tu cocina

  • 1) ¡Báñate! Sí, parece un chiste recordar el aseo personal, pero nuestro cuerpo es una fuente de contaminación para los alimentos que vamos a preparar.
  • 2) Lávate las manos: tantas veces se ha repetido esta medida que ya debería ser algo automático. Nuestras manos son el principal mecanismo de contaminación. Si no las aseamos podemos transmitir bacterias o virus a las comidas.
  • 3) No hables, tosas o estornudes sobre los alimentos, ya que las gotitas de saliva pueden transportar virus.
  • 4) Lleva las uñas cortas y limpias, pues debajo de estas se concentra la suciedad, especialmente al estar largas.
  • 5) No te limpies las manos con el delantal, en su lugar usa toallín de un solo uso o pañitos de cocina que, vale recordar, debes lavar frecuentemente.

¿Cuándo y cómo deben lavarse las manos?

Las normas básicas de higiene personal indican que el lavado de manos debe ser frecuente: al iniciar y terminar la manipulación, después de tratar con alimentos crudos, antes de manejar aquellos cocinados, luego de ir al baño o tocar objetos sucios/desechos/ basura.

No se requiere ser profesional para saber cómo lavarse las manos, ¡es muy fácil!

  • Utiliza abundante agua limpia y jabón antibacterial.
  • Restriega al menos durante 20 segundos.
  • Cepilla debajo de las uñas.
  • Sécate, preferiblemente, con toalla de un solo uso.

Recuerda que por estar en contacto con todo lo que nos rodea, nuestras manos pueden contener bacterias o microorganismos que ponen en riesgo la higiene y salud.

Nariz, boca y oídos

No sólo las manos son agentes de contaminación alimentaria sino también las mucosas que representan un riesgo cuando no mantenemos una adecuada higiene personal.

Ducharse, lavarse los dientes o el cabello, usar ropa limpia, son medidas que debemos tomar en cuenta, que no cuestan nada para salvaguardar la salud.

Cortes y heridas

Al cocinar pueden ocurrir accidentes que nos dejen cortes o heridas, que inmediatamente se deben limpiar, desinfectar y tapar con apósitos adecuados. 

Después, es recomendable el uso de guantes para evitar que el vendaje o apósito caiga sobre los alimentos.

Recuerda que aunque lleves guantes, debes lavarte las manos frecuentemente. Hacemos esta salvedad ya que su uso puede generar una confianza errónea de higiene.

El pelo

El uso de gorro es uno de los hábitos higiénicos que se debe seguir en la cocina. Este cubre el cabello de manera que evita que caiga sobre los alimentos, superficies o envases.

Como explicamos antes, el cabello puede contener microorganismos contaminantes que al tocarlo pasarían a la comida; pero al usar el gorro o cofia evitamos el contacto.

Joyas y objetos personales

El uso de joyas, anillos, colgantes o relojes durante la manipulación, es parte de las malas prácticas higiénicas. Al caer sin darnos cuenta pueden originar una contaminación de tipo física; es decir, cuando se da la presencia de objetos extraños en los alimentos; o también pueden ocasionar accidentes laborales al quedarse enganchados.

El ser humano como fuente de contaminación

Una de las principales fuentes de contaminación es el ser humano; es decir, el manipulador de alimentos que por su insuficiente higiene personal, malas prácticas o caso omiso a las reglas generales, es incapaz de garantizar la inocuidad alimentaria.

El alimento está expuesto en las manos de esta persona, desde el momento de su obtención/fabricación hasta que se encuentra en la mesa de cada hogar.

Si bien es cierto que a nivel industrial se deben cumplir obligatoriamente rigurosos sistemas de control; también es necesario que durante la preparación de alimentos en casa, aunque sin supervisiones, se sigan las normas de higiene/ almacenamiento/ cocción / refrigeración.

Incluso, el proceso de cocinar empieza desde la compra del producto, cuando debes verificar que el envase esté en buenas condiciones sin abolladuras, que no haya moho, que tenga buen color, que el paquete no esté roto, que en la etiqueta constates la fecha de caducidad.

Existen otras tareas en la cocina que puedes llevar a cabo sin problema:

  • Limpia y desinfecta todas las superficies que vas a utilizar, antes y después de cocinar. Lo mismo aplica para los utensilios como cuchillos, cucharas, tenedores, removedores, coladores y todo lo que requieras.
  • Si tienes mascotas en casa, evita que se acerquen a la cocina. De cualquier modo, es necesario que la limpies diariamente.
  • Si usas paños o delantales, lávalos con frecuencia ya que por su contacto perenne con alimentos y humedad, son caldo de cultivo para las bacterias. Es más recomendable utilizar toallas desechables.
  • La disposición de desechos o basura debe ser alejado del lugar donde haces las preparaciones; sé constante en la limpieza y desinfección de estas áreas, así como en los contenedores que usas para tal fin. Estos envases deben ser tapados, para evitar la proliferación de insectos o llamar la atención de animales.
  • La limpieza del congelador es importante para conservar en buenas condiciones los alimentos delicados, como carne, pescado, aves, mariscos. Cuando lo hagas, quita los restos de comida y deshazte de lo que lleva mucho tiempo guardado.
  • Recuerda que es conveniente usar agua potable en las preparaciones, principalmente cuando laves frutas, vegetales u hortalizas.


Ampliar información:


© Copyright 2021, manipularalimentosencasa.com. Todos los derechos reservados.