La higiene en la cocina de tu casa

Sigue estos imprescindibles consejos para una cocina responsable e higiénica: limpieza y seguridad alimentaria en la manipulación de alimentos en el hogar

Publicado: 25 Junio 2020
La higiene en la cocina de tu casa

Introducción

Seguro que eres consciente de que la higiene significa salud. También lo es la seguridad alimentaria. Esta comienza con la desinfección de la cocina de tu casa. Tu bienestar y el de tu familia depende de ello. 

Todos sabemos lo que es una cocina limpia pero es vital que no minusvalores ninguna de las buenas prácticas de higiene que desarrollamos en este artículo. Desde ordenar bien la despensa hasta evitar la contaminación cruzada fregando la tabla de lavar después de su uso. O algo tan básico como una buena higiene de manos.

Son normas básicas, como el mantenimiento de los utensilios, y por tanto debes hacer que toda la familia las cumplan. Sigue leyendo porque, recuerda, la seguridad e higiene en la cocina está en nuestras manos.

¿Por qué es importante mantener la higiene en la cocina?

La cocina es uno de los lugares alrededor del cual gira la vida en casa; además, de su correcta limpieza y de la adecuada manipulación de alimentos, depende la salubridad de toda la familia. Entonces, está en tus manos garantizar la higiene alimentaria en el hogar.

Las toxiinfecciones alimentarias se producen cuando no se cumplen las normas de higiene al manipular alimentos, ni se controlan las condiciones del lugar y, por tanto, se genera algún tipo de contaminación física, química o biológica.

Estas enfermedades de transmisión alimentaria son muy frecuentes hoy en día porque, aunque las medidas para evitarlas apelan al sentido común y son fáciles de cumplir, no se les presta la atención debida.

Quizás te estés preguntando ¿cómo es posible evitar la contaminación de alimentos? Pues controlando las fuentes que la causan:

  • El manipulador de alimentos: al no seguir las buenas prácticas de higiene, se producen peligros para la salud.
  • Utensilios y locales: al no existir estándares de limpieza y desinfección.
  • El medio ambiente.
  • Los desechos o basura, especialmente si están destapados porque atraen insectos.
  • Otros alimentos: ya sea que esté en malas condiciones (moho, sucio, caduco) y tenga contacto con otro alimento, o que juntes uno crudo con uno cocinado.

Hoy queremos enseñarte algunas formas específicas de mantener la higiene, que tras conocer y poner en práctica podrás transformarlas en estándares de vida y calidad.

7 normas imprescindibles para la higiene de tu cocina

Son las siguientes:

1) Mantén siempre tu cocina reluciente

La limpieza y desinfección son medidas de higiene complementarias, que debes efectuar diariamente en la cocina. 

Limpiar es eliminar los residuos o desechos mientras que desinfectar es matar las bacterias que pudieron quedar cuando cocinaste, proveniente de los mismos alimentos.

Hacemos la salvedad de que cuando uses productos químicos para desinfectar, asegúrate de que no entren en contacto con lo que consumes, ya que significaría un riesgo para la salud.

El uso de agua hirviendo es un mecanismo que también pudiera servir en la desinfección, pero ten cuidado, de no hacerlo correctamente podrías resultar lastimado.

2) La despensa siempre ordenada y limpia

Cuando almacenes tus productos imperecederos, hazlo en un lugar seco y fresco, que por lo general son las condiciones idóneas para mantenerse en buen estado.

La limpieza de la despensa te permitirá mantener alejados los insectos, roedores u otras plagas, que ciertamente son una gran amenaza a la seguridad e higiene en la cocina.

Respecto al orden, muchos lo toman como poco importante; sin embargo, te permitirá llevar un control sobre los alimentos que pronto van a caducar, su color y olor.

3) Tapa el cubo de la basura

La disposición de desechos/ residuos/ basura es un factor determinante en la contaminación alimentaria. Incluso, en una cocina limpia y saludable estos deben estar alejados de donde haces tus preparaciones, además de muy bien tapados.

¿Por qué taparlos? Pues porque así evitas la multiplicación de insectos, por ejemplo las moscas, que en un momento están sobre basura y en otro sobre el arroz que consumes, dejando su estela de bacterias.

Igualmente evitas llamar la atención de otros animales, como es el caso de tus propias mascotas.

4) Limpieza frecuente de superficies y encimeras

Además de limpiar y desinfectar a diario la cocina, debes hacer hincapié en las superficies y encimeras donde preparas los alimentos, antes de la jornada como al finalizar para que no queden microorganismos activos.

Enfócate aún más si manejaste alimentos crudos, cuyas bacterias pueden generar una contaminación cruzada al entrar en contacto con lo cocinado.

5) Los trapos de cocina se deben limpiar y cambiar con frecuencia

Aunque es preferible usar toallas desechables, también tienes la opción de los paños de cocina. Pero ¡ojo! Debes cambiarlos al menos una vez al día y lavarlos muy bien, para que no queden partículas de alimentos pegadas.

Recuerda que aunque no vemos los microorganismos ¡están allí! y la humedad de estas prendas, más la comida que se adhiere, crean un perfecto caldo de cultivo.

6) El frigorífico siempre limpio

Mientras los alimentos imperecederos necesitan conservarse en un lugar seco y limpio, los perecederos requieren un clima frío pero igual de limpio, para evitar la contaminación cruzada y que puedas constatar sus condiciones a simple vista.

Recuerda que existen diversas temperaturas con la finalidad de que establezcas un orden, según el producto: En la puerta de la nevera, 10°C a 15°C, deben ir las bebidas, mostaza y este tipo de salsas; las gavetas son para frutas, hortalizas o verduras, 10°C; encima de estas, 2°C, se ubican las carnes frescas cuando vas a descongelar.

Te recordamos que los pescados, carnes, aves, mariscos, huevos, embutidos y lácteos, son de delicada conservación.

Lo ideal es que consumas en primer lugar aquello que lleva más tiempo guardado; sin embargo, por tu seguridad, no debes almacenar por períodos largos, ni siquiera en el congelador.

7) Friega la tabla de cortar tras su uso

Esta medida de higiene es indispensable para detener la contaminación cruzada, que ocurre cuando mezclas alimentos crudos con cocinados, o cuando usas los mismos utensilios sin limpiar entre una y otra preparación.

La tabla de cortar es una herramienta muy necesaria en la cocina pero también el escenario donde se acumulan muchos microorganismos; por ende, su higiene debe ser antes y después de manejar productos crudos (como carne, pescado, aves, hortalizas, frutas o vegetales), así como con los cocidos.

Es válido preguntarse por qué tanta diferencia entre uno y otro. Pues radica en que las bacterias se mueren durante el proceso de cocción (a más de 71°C es la temperatura recomendada); es decir, ya tienes un alimento seguro. Pero en los crudos las bacterias están vivas.

Todas estas acciones, tan básicas como la higiene de manos, desinfectar la cocina, verificar y respetar las fechas de caducidad, cocinar a temperatura correcta, limpiar los utensilios o almacenar en condiciones idóneas, te llevan a lograr la seguridad alimentaria.

Debes y puedes ser el artífice de la inocuidad de los alimentos en tu hogar, la única exigencia es cumplir ciertas normas sanitarias, mantener tu higiene personal e involucrar a la familia, ya que en cualquier momento les puede tocar desempeñarse en la cocción, limpieza u organización.


Ampliar información:


© Copyright 2021, manipularalimentosencasa.com. Todos los derechos reservados.