9 consejos fáciles para la manipulación de alimentos en casa

9 sencillos tips para una correcta manipulación de alimentos en el hogar: aprende las normas básicas de higiene alimentaria y cocina de forma segura

Publicado: 25 Junio 2020
9 consejos fáciles para la manipulación de alimentos en casa

Introducción

La seguridad alimentaria es también cosa del hogar. Es normal que te preguntes: ¿puedo aplicar las medidas de higiene del manipulador de alimentos en casa? Por supuesto. No basta con guardar todas las precauciones posibles en manipulación de alimentos en el exterior si luego echamos todo por la borda en nuestro propio hogar. 

Lee bien este post para concienciarte sobre nueve fáciles consejos o normas básicas de higiene en la manipulación de alimentos. Y no te olvides de transmitírselos a toda la familia.

Desde cosas tan obvias como limpiarse bien las manos, todas las superficies o lavar bien la fruta hasta organizar el frigorífico, consejos de sentido común pero que nunca debes pasar por alto. 

No te relajes, sigue leyendo, porque la higiene alimentaria es la mejor opción a la hora de cocinar de forma segura y proteger a toda tu familia.

1) Lávate las manos

El lavado de manos es la principal medida de higiene personal del manipulador de alimentos, ya que eliminas bacterias, virus y microorganismos que pueden desencadenar diversos tipos de contaminación.

Debes restregar tus manos con agua y jabón bactericida, cepillar debajo de las uñas. Este proceso debería tardar aproximadamente unos 20 segundos. 

Repítelo antes y después de la manipulación de alimentos, luego de tratar con productos crudos, antes de tocar los cocinados, tras hacer contacto con cualquier desecho o material sucio, posteriormente de usar el baño, después de tocar el dinero cuando cobras al cliente.

2) Organiza tu frigorífico y almacena bien la comida

La conservación de los alimentos es clave para garantizar productos en buen estado, que no afecten la salud de la familia. Ordenar el frigorífico es una tarea que resulta tediosa, pero puedes hacerlo rápidamente si sabes exactamente de qué va, ¡presta atención!

  • Separa los alimentos crudos de los cocinados y de los frescos. Para eso son los travesaños de las neveras; de hecho, hasta mantienen diferente climatización, estando la temperatura más fría (2°C) sobre los cajones de las verduras, y la menos fría en las puertas (10°C – 15°C).
  • Las bebidas o salsas deben ubicarse en las puertas ya que requieren menor refrigeración.
  • Las gavetas están creadas especialmente para mantener las condiciones de frutas, hortalizas y verduras.
  • Protege los alimentos en envases cerrados o con papel aluminio. 
  • La carne, aves, pescado y mariscos, deben congelarse para inactivar o matar las bacterias que poseen. Pero si lo que deseas es descongelarlos en el frigorífico, te sugerimos ponerlos en el último travesaño, así mantienen una temperatura idónea y no gotean sobre otros alimentos.

En el caso de enlatados y otros imperecederos, debes ubicarlos en un lugar seco, limpio y fresco; siempre comprobando la fecha de caducidad.

Como dictan las normas de higiene, debes mantener los alimentos alejados de mascotas e insectos, consumir primero los que llevan más tiempo almacenados y evitar guardar la comida perecedera por mucho tiempo.

Otra de las medidas de higiene es desechar aquello que tenga mal aspecto u olor, ya que la transmisión de bacterias es rápida al estar en contacto con otros productos.

3) Lava frutas y verduras

En el curso de manipulación de alimentos aprendes que los crudos generan un mayor riesgo de contaminación y, por ende, deben tener una estricta limpieza y desinfección.

Antes de que se vayan a consumir, las frutas y verduras se lavan con abundante agua; déjalas remojando al menos por 10 minutos, puedes usar 4 gotas de lejía por cada litro del vital líquido. Luego de este tiempo, enjuaga.

Tal proceso permite que se elimine la tierra y los productos químicos usados durante el cultivo, además de los microorganismos que pudieron contaminarlas durante su transporte y suministro.

4) Cocina a la temperatura adecuada

Entre las claves seguras que podemos mencionarte es alcanzar los 71°C para las cocciones, por lo menos durante un minuto, debido que a esta temperatura mueren las bacterias. Si vas a recalentar líquidos (sopas, salsas), lo apropiado es hervirlos.

En las etiquetas también encuentras las instrucciones a seguir para las cocciones, en especial cuando se trata del microondas.

Recuerda que utilizar este aparato tiene sus técnicas para alcanzar la temperatura adecuada; como tapar la comida, mezclarla cada cierto tiempo y girarla.

Recalienta solo la porción que te vas a comer, pues no es conveniente romper la cadena de frío de los alimentos una y otra vez, dejándolos en expuestos a las bacterias del ambiente. ¡Cocina de forma segura!

5) Separa la carne cruda

Las buenas prácticas de manipulación de alimentos indican que los crudos deben separarse de los cocinados. En el caso de las carnes, no solo se deben separar sino congelar para desactivar o matar las bacterias.

Otra de las recomendaciones es para la carne picada, que se debería consumir el mismo día de comprada.

Recuerda que cuando vas a descongelar, lo correcto es ubicar la carne encima de las gavetas de hortalizas en la nevera, para evitar que gotee la sangre sobre el resto de alimentos guardados.

6) Cuidado con la contaminación cruzada: diferentes tablas para cortar

La contaminación cruzada se produce cuando las bacterias presentes en un alimento pasan a otro, sea porque un producto crudo estuvo en contacto con uno cocido, o porque no se desinfectaron adecuadamente los utensilios entre ambas preparaciones.

Las superficies y utensilios como cuchillo o tenedor, son los que hacen de puente para que las bacterias se transporten de un lado a otro. Por ello es necesario que destines diferentes tablas de cortar y herramientas para una u otra preparación.

Recuerda que cuando algo está crudo es el escenario perfecto para la proliferación de microorganismos, mientras que al cocinar matas las bacterias por completo. 

Todo manipulador de alimentos debe saber que esta es una de las más comunes fuentes de contaminación, que pasa desapercibida sobre todo en nuestros hogares, pero que significa un riesgo para la salud.

7) Comprueba el buen estado de los alimentos

Esta verificación puede ser dos maneras: por medio de los ojos o tomando en cuenta la fecha de vencimiento que tienen todos los productos en su etiqueta.

Si observas que un  alimento tiene moho, cambia su color natural, empieza a supurar líquido o huele mal, es momento de deshacerse de él pues está en una fase de multiplicación de bacterias. 

En los enlatados, escoge aquellos cuyo envase está en buenas condiciones, sin hundimientos, sin óxido y limpios.

Las normas básicas de manipulación de alimentos reseñan que no se debe almacenar por mucho tiempo, ¡ni siquiera aquellos productos congelados! También hacen referencia a que se deben respetar los plazos de caducidad estipulados en las etiquetas.

La consecuencia de hacer caso omiso a estas recomendaciones, es sufrir una toxiinfección alimentaria.

8) Cuida la limpieza de las superficies

La limpieza de superficies y su desinfección es un protocolo que debe cumplirse así como el lavarse las manos: antes y después de cada manipulación, entre preparaciones, al iniciar o finalizar la jornada.

En especial, esto aplica si se trata de carnes, frutas, hortalizas, vegetales e incluso el área donde se coloca la basura, para evitar la aparición de insectos y otros animales.

El proceso en sí se denomina higienización; establece que limpiar es eliminar los residuos / desechos de alimentos, mientras que desinfectar es matar los microorganismos con algún producto químico o agua caliente.

9) Utiliza una servilleta de papel al toser o estornudar

Somos los principales agentes contaminantes por las bacterias que viven en nuestra boca, mucosas e intestino. De allí que sea recomendable el uso de tapabocas, gorro, chaqueta o delantal especial para cocinar, servilleta de papel al toser o estornudar.

Te aclaramos que lo idóneo es papel ya que puedes desecharlo instantáneamente luego de usar, en cambio la servilleta de tela guarda las bacterias e incentiva su proliferación.

Esperamos que te pongas en práctica estos 9 consejos fáciles para manipular alimentos en el hogar, que representan una pequeña parte de lo que se necesita para garantizar la higiene alimentaria.

Estas y un resto de protocolos están estipulados en normativas de control, las cuales deben seguirse en toda la cadena de producción de la industria alimentaria.


Ampliar información:


© Copyright 2021, manipularalimentosencasa.com. Todos los derechos reservados.